viernes, 18 de abril de 2014

Gran Hotel. El secreto de Angela. María López Castaño

Cuando esta novela salió al mercado, tuvo bastantes buenas criticas, y a pesar de no haber visto la serie me animé con ella. Llegó tarde a casa, cuando ya  había pasado el boom y sobre todo cuando yo tenía muchas novedades por leer y reseñar, y eso la obligó a dormir el sueño de los justos en la estantería. Necesitaba para mis traslados una novela corta, que no pesara y que se leyera bien. Y supuse que esta sería una buena elección.

Después de leerla tengo que confesar que el no haber visto la serie me ha pasado factura, a pesar de que podríamos decir que es una precuela de esta. La novela me ha parecido corta, muy corta, o bien no ha sabido sacarle partido a las páginas. Me he sorprendido al ver relegada la trama de misterio, incluso podríamos decir que la ha ninguneado. Sigo sin saber cual podría ser el secreto de Angela. Y si tienes un elemento atractivo como los crímenes que se han cometido en el  Hotel no le dediques tan poco espacio.

Sinceramente no me ha convencido , creo que es una novela totalmente prescindible que salió para aprovechar el filón de la serie, que se vendió bien por ese mismo motivo y que cosechó buenas criticas entre los fans, pero a mi no me ha llegado, le noto muchas carencias y se nota que la ha escrito una guionista. La he disfrutado, pero se me ha quedado coja, muy coja, creo que podría haber dado mucho más de sí.

La autor@:

María López Castaño (Madrid 1981), licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense,
completó su formación con un máster en Creatividad y Guiones de Televisión de la Universidad Rey  Juan Carlos y actualmente se encuentra finalizando el grado de Historia del Arte.

Ha colaborado como redactora y editora para nochedecine.com y ha trabajado como guionista en series de televisión de ámbito nacional como Los hombres de Paco, Herederos, Física y Química, Tierra de Lobos y Gran Hotel.

El secreto de Ángela es su primera novela

Sinopsis:

No me convence para nada la que la editorial ofrece en la contraportada del libro, me parece que desvela demasiados datos que el lector debería ir descubriendo poco a poco, por eso si tienes el libro en la estantería y tienes intención de leerlo, te recomiendo que te saltes este apartado, el poco tiempo del que dispongo  me ha hecho decantarme por esta aunque no crea que sea la más adecuada para un futuro lector. Si por el contrario no tienes intención de leer el libro con esta sinopsis te quedará bastante claro lo que puedes esperar de esta novela.

TODO GRAN AMOR TIENE  UN COMIENZO

Corre el año 1863 y una joven aldeana, que años después llegará a ser gobernanta, va a Cantaloa para trabajar en el Gran Hotel. Allí se pone a las ordenes de Mercedes, una mujer seria, exigente y disciplinada. La recién llegada es una muchacha humilde, dulce, obediente y dispuesta; una joven que tiene ilusiones... y un corazón prendado de Don Carlos, el futuro dueño del Gran Hotel.

La historia de amor de don Carlos y Ángela es uno de los grandes secretos que se ocultaron en el Gran Hotel durante décadas, aunque no es el único. Las paredes del majestuoso edificio encierran la clave para desvelar el misterio que envuelve un asesinato sucedido hace años y que supuso el origen del asesino del cuchillo de oro.

Entre la segunda mitad del s.XIX y la primera década del s.XX, seremos testigos de los secretos que se esconden tras los muros del Gran Hotel. Amores, traiciones y asesinatos bailan entre el pasado y el presente.

Mis impresiones:

Como he comentado al principio, esta novela no me ha acabado de llegar, se lee bien, entretiene, pero no ha cumplido mis expectativas. Seguramente porque estas estaban basadas en una premisa errónea, de la que dicho de paso me habían avisado, pero que me negaba a creer. Tanto el año pasado como éste participo en el reto Cruce de caminos: negro y criminal, y en su primera edición esta novela fue catalogada directamente como negra. Los que me conocéis sabéis que el género me pierde aunque no haya todas las reseñas que me gustaría en el blog, sobre todo porque tengo algunas pendientes y son negras, pero poco a poco, no doy más de mí.

Con mis expectativas por los suelos la novela no la he disfrutado tanto como me hubiera gustado, creo que esta novela está desaprovechada en algunos temas, sobre todo en el de las desapariciones y las muertes acaecidas en el Gran Hotel, me ha parecido un poco la chiquillada de tirar la piedra y esconder la mano, o enseñarle un caramelo a un niño para acabar comiéndotelo tú.

Ambientación



Por otro lado he de reconocer que el retrato que hace la autora de finales del s.XIX, me ha gustado, ver el contraste entre las carencias de los pobres y la opulencia de los ricos, constatar como las familias tenían que deshacerse de una hija en edad de trabajar para ayudar a la manutención o en el caso de Ángela ser el único sustento del hogar, por un desafortunado accidente sufrido por su padre.  Ángela sobre todo cuando es la adolescente que se adentra en Cantaloa me tenía completamente robado el corazón, creo que la autora ha sabido crear un personaje que encandilará a la mayoría de los lectores, la ha dotado de humanidad, inocencia, bondad, una muchacha que de haber nacido en la posición adecuada lo hubiera tenido todo para ser la persona más feliz del mundo.

Justamente ese contraste entre la riqueza y la pobreza lo encarnan a la perfección Ángela y su familia y en contraposición Carlos y toda la familia Alarcón, con la que a mi me ha costado más empatizar. Pero también Clarisa y su monstruosa familia, o cualquier miembro del personal de hotel, que enfrente tenían a hombres de negocios e incluso a miembros de la nobleza. La autora nos pasea por las habitaciones de servicio donde en una cama dormían dos doncellas y por la zona noble, las habitaciones de los señores de la casa, el comedor... Las zonas de servicio perfectamente delimitadas y separadas de las de los señores, un territorio vedado a no ser que tuvieras un estatus alto dentro del servicio.

Esas diferencias se acrecentaban con los formalismos, con la importancia de que el servicio se mantuviera a las ordenes de los dueños del hotel, que no intentaran intimar con ellos, ni se cruzaran si no eran llamados expresamente. Descubrir este mundo tan distinto al de hoy en día y que a mi al menos me ha parecido muy veraz, me ha gustado y me ha mantenido pegada a sus páginas, quizás también la curiosidad por descubrir ese secreto que da titulo a la novela y que yo la verdad no he descubierto, porque el amor entre dos personas no puede ser considerado tal, sobre todo porque era un secreto más que a voces.

Personajes

Pese a no ser una novela con excesivos personajes, la verdad es que por ella circulan unos cuantos, unos más importantes que otras, algunos muy bien perfilados y otros con menos información al ser meramente accesorios, sin embargo creo que la autora ha conseguido que ninguno me sea indiferente.

Angela: Sin lugar a dudas, este es el personaje que con más mimo ha dibujado la autora, de ella conocemos su físico, las cualidades que posee, su forma de pensar, sus sentimientos, sus dudas. Sin duda, es el personaje que más evoluciona a lo largo de la novela, la veremos madurar, pasar de niña a mujer, perder el candor, enamorarse, desengañarse, la veremos llorar, reír, y sobre todo la veremos experimentar un cambio radical en su vida y es que cuando la vida golpea con dureza se lleva parte de la alegría y el candor de una persona.

Doña Mercedes: La gobernanta no es una mujer a la que se le pueda tener simpatía a primera vista, severa, dura, con la mano un poco larga. Una mujer solitaria a la que le cuesta expresar sus sentimientos, pero que se vuelca en Ángela como si fuera una madre, que dirige con mano dura el hotel incluso metiéndose en tareas que no le son propias.

Clarisa: Este personaje ha despertado en mi sentimientos contradictorios,  y más a medida que avanzaba la novela y se iban descubriendo aspectos que a mi me repelen, Puedo entender sus orígenes, sus carencias, la educación recibida, pero esa pelirroja me metió en una espiral de dudas que me costó despejar.

La familia Alarcón

Me gustaría destacar a solo dos miembros, por considerar que son un poco el alma matter en esta novela, los que más aportan.

Carlos: El hijo mayor y posiblemente el sobrevalorado, un señorito calavera que sabe aprovechar las ocasiones. Ha habido momentos en que me ha caído tremendamente mal, y es que comprendo la época en la estamos, pero no me gusta para nada el comportamiento engreído, chulesco de este personaje, que de repente y en un salto temporal desaparece sin explicar muy bien porque, bueno sí que  explica el motivo, pero yo que no he visto la serie necesitaría saber la causa.

Lucia: Este personaje me ha enternecido, ella si que tenía un secreto que guardar  y al ser descubierto desencadenó su desgracia. Su fuerte personalidad, su enfermedad y su belleza atraían y repelían a partes iguales. Creo que  a este personaje se le hubiera podido sacar mucho más partido.

Alicia: es la hija de Carlos y Teresa, digamos que es quien junto a Ángela hace de muelle entre el pasado y el presente, obsesionada con la figura de su tía Lucia, intenta hacer averiguaciones a partir de ciertos acontecimientos que acaecen en el hotel, A pesar de su importancia me ha parecido un personaje demasiado difuminado, perfilado sin esmero.

Con estas ligeras pinceladas doy por terminado el apartado de personajes, son muchos más pero no me merece la pena hablaros de todos y cada uno de ellos, sobre todo porque la única que escondía secretos no era Ángela y estos deben ser descubiertos a su debido tiempo.

Estilo

La novela se lee de forma ágil amena, supongo que a quien haya visto la serie le convencerá más que a mi, o no, quien sabe. En la novela hay un momento en que se produce un salto temporal importante, de la boda de Carlos, se pasa a escenas con sus hijos ya mayores y él desaparecido en combate, parece como que todo se precipita, como que hay prisa por acabar el libro.

A esa agilidad lectora contribuyen los diálogos que tienen un gran protagonismo, y sobre todo la dosificación de las descripciones que suelen ralentizar la lectura. La novela esta narrada en tercera persona y somos capaces de ver el punto de vista de cada uno de los personajes por nimios que sean.

La protagonista es Ángela y la novela bien podría estar escrita en primera persona, sin embargo se narra en tercera, quizá para que el narrador omnisciente consiga poner a la vista todos los ángulos posibles, comienza con una niña que ve truncada su vida por un accidente que deja a su padre incapacitado y que entra a servir a Doña Emilia hasta su muerte. En ese momento dada la precaria economía familiar tiene que buscar otra salida y esta pasa por servir en el Gran Hotel. Es allí donde se hace mujer, donde se enamora, donde sufre desengaños y la vida le da palos que ella siempre consigue superar con una sonrisa. Llega un momento en que el la novela se convierte en un flash back, el derrumbe de una pared en el sótano con sorpresa incluida, la ausencia de la dueña del hotel y un espejo que había perdido de vista hacía años abren una dolorosa puerta al pasado y este desfila con todo su esplendor.

Pasado y presente se entremezclan y de ahí posiblemente los saltos temporales que a mi me han dejado un sabor de boca agridulce y la sensación de que la novela no ha cumplido ninguna de mis expectativas, por ningunear a mi modo de ver la trama más atractiva que ofrecía.

El auge y declive del Gran Hotel se refleja a través de los éxitos y los fracasos de sus directores, en un principio Don Fernando, aunque el alma matter era Doña Consuelo su mujer, heredó el negocio Carlos el primogénito, y a su muerte las riendas las lleva Teresa su mujer, pero a mis ojos no es el establecimiento de visita obligada de los comienzos.

Conclusión:


Poco me queda añadir a esta opinión, quizás lo que a mi me ha decepcionado sea lo que más guste
a otros lectores, pero si esperas encontrar una novela negra o al menos criminal, puedes prescindir de ella porque no vas a encontrar lo que buscas.

Sin embargo si buscas una novela de amor, en ella los encontraras a raudales, el que de D.Fernando le profesa a su mujer, el de Ángela y Carlos que es lo que da nombre por lo visto a esta novela, el de Teresa por Carlos, el de Benjamin por Lucía... candidatos no sobran pero sinceramente no es lo que yo buscaba en ella. No niego que la historia entretiene que esta bien escrita, pero también es cierto que no pasará a los anales de la literatura, que a mi modo de ver fue una forma de aprovechar el éxito que estaba teniendo la serie.

Ahora te toca a ti decidir si merece la pena dedicarle tu tiempo, porque para gustos los colores y lo que a mi no me ha convencido a ti puede parecerte lo mejor de la novela.

Retos: 

12 meses, 12 libros

25 españoles

15 comentarios:

Mariuca BOLAÑOS dijo...

No he visto la serie porque no me parecía atractiva y lo mismo me pasa con el libro.
Un saludo.

Isa dijo...

Yo vi las dos primeras temporadas, la última ya no quise seguirla. Sin embargo, no me importaría leer el libro, precisamente como seguidora de la serie, por saber qué pasó antes.
Otro tema es la forma de clasificar a los libros, creo que las editoriales se equivocan intentando venderlos como algo que no son, en tu caso, ha resultado una gran decepción y eso, a la larga, no es nada bueno.

Loli elmisteriodelasletras dijo...

A mí me gustó el libro, aunque estoy de acuerdo contigo en que no puede clasificarse de novela negra. Quizá se hace un poco corto, pero si se ha seguido la serie, se disfruta; yo me enganché a ella casi a punto de finalizar. Estoy de acuerdo en que se podía haber sacado más partido a la historia y a algunos personajes, y que la historia "policíaca" queda algo desaprovechada, porque la autora ha preferido centrarse en aspectos del pasado del "Gran Hotel" y sus moradores, pero si nos acercamos a la historia sin pretender mucho de ella, se disfruta, supongo que todo es cuestión de las expectativas que nos hagamos al enfrentarnos a su lectura.
Besos.

Lourdes ILGR dijo...

Creo que no lo voy a poner en mi larga lista de pendientes.
Un beso.

Angela Leon dijo...

La verdad es que no me llamó la serie y no me llama la novela. La dejo pasar y un pendiente menos :)

Bs.

Margari dijo...

Ni he seguido la serie, que no me llamaba nada. Ni tampoco me llama el libro. Y por lo que cuentas, parece que no merece mucho la pena.
Besotes!!!

lecturina si dijo...

Hola Carmina, no tenía conocimiento del libro y la serie tampoco la he visto así que por el momento seguiré en la ignorancia de ambas pues no me atrae demasiado el tema. Gracias por la reseña.

Kayena dijo...

Yo también la leí en pleno boom, precisamente porque era seguidora de la serie (que tampoco es que fuese como para tirar cohetes, pero es que mi hijo pequeño está enamorado de Amaia Salamanca). El caso es que, como bien dices, este libro es una especie de precuela, que nada tiene que ver con la serie, por lo que no es necesario haberla vista.

Lo que también es cierto es que de negra no tiene absolutamente nada, pero ya sabemos que distinguir el género parece que últimamente está muy complicado.

Y bueno, creo que a pesar de tu vagancia la reseña te ha quedado perfecta. Más no se puede decir de un libro que, como bien dices, se ha quedado cojo y mudo en algunos aspectos.

Un beso.

Marisa C. dijo...

Pues después de ver la sería, ni me había planteado leer la novela. Tengo que decir que me gustó la serie, pero como serie, no más allá. Abrazos.

Fernanda E. Loyola dijo...

No me llama mucho este libro, aún así me parece genial tu modo de dividir los aspectos de él :) ¡Un beso! Ya te sigo, me ha gustado muchísimo tu blog!

Ángela dijo...

La novela me la regalaron en navidad, la leí poco después y no me dijo gran cosa, totalmente prescindible.
Besos

Marisa G. dijo...

He leido una opinión más positiva y en su día comenté que no me importaría leerlo. Ahora, viendo lo que tú destacas, bueno... tampoco descarto leerla pero voy sobre aviso. Besos

porlomenix dijo...

Minguna reseña de las leídas me ha animado lo suficiente, así que de momento la dejaré pasar, que mi lista lo agradecerá,
besucus

Cartafol dijo...

Lo leí hace meses y lo disfruté mucho, saludos

Carax dijo...

No diría que no si llegara a mis manos, pero es de esos libros que no irías a buscarlo de propio, ¿sabes?
Besos