jueves, 7 de marzo de 2013

Cincuenta sombras de Gregorio. Rosella Calabró

Cuando vi esta portada supe que tenía que leer el libro sí o sí,  porque si sugerente puede ser el titulo, no menos lo es el subtitulo, la cara más divertida de la trilogía más caliente de año. Habrá quien me diga que no se trata de literatura erótica y tendré que darle la razón, pero tampoco lo son la mayoria de libros que se están publicando para aprovechar el filón de la archiconocida trilogía, ni ella misma considero que lo sea. Pero sin embargo si que voy a incluirlo dentro de esta quincena erótico-festiva, porque el libro nace como una parodia, pero  no como una burla a estas novelas, si no a la reacción de muchas mujeres que queriendo poner un Grey en su vida, han desdeñado a su Gregorio.

No puede ser más gráfica la portada con ese nudo de corbata que da pena y esos manchurrones, que presumo por el color que son de café, aunque el color de esa prenda tan masculina no creo que el Gregorio al que se refiere este libro lo tenga en mucha estima, puesto que parece muy tradicional. La autora aclara en el prologo que a ella le gustó el libro, que cumplía su función de entrener y sobre todo no podía ser más adictivo, yo tuve bastante con el primero, aunque si mi hermana se empeña en comprar las otras partes una vez en la estantería pueden caer cuando necesite algo ligero.

¿Entonces porqué escribió este librito? Pues porque como a muchos de los mortales le extrañó la actitud de muchas mujeres, que querían un Grey en su vida, yo debo ser una excepción porque no podría con tal perfección y dominio de la situación, en pocas palabras me sacaría de mis casillas. Y si Grey es un extremo de esta cuerda, la autora coge un compendio de actitudes masculinas que aparecen con la confianza y la costumbre y las contrapone, para mi gusto de forma excesiva creando el otro extremo de la cuerda.

Pero no adelantemos acontecimientos, porque vale la pena ir pasito a pasito, dejando si cabe alguna perla, que os saque alguna sonrisa y os anime a leerlo, porque sinceramente es tan corto que puedes leerlo de una sentada, y sin que esta sea muy larga.

La autora

Poca es la información que he encontrado de la autora y también escasa es la que ofrece la editorial Planeta en la Contraportada. Rosella Calabró es italiana, escritora, guionista y blogger. Vive y trabaja en Milán. Tras leer Cincuenta sombras de Grey para hacer una reseña, se le ocurre escribir Cincuenta sombras de Gregorio, una parodía que se ha convertido en su obra más conocida a nivel internacional.

Argumento

Es harto complicado hacer una sinopsis del libro, porque no está articulado como tal, la autora nos da cincuenta razones para elegir a un hombre normal y corriente  en lugar de a Grey, un personaje de ficción muy estereotipado. Pero como las mujeres seguimos soñando con principes azules nos dejamos deslumbrar por la perfección de Grey.

Si te apetece reirte sin duda este es tu libro. Seguro que en algunas escenas reconoces al hombre que ronca a tu lado, otras sin duda te pareceran excesivas y pensarás menos mal que yo de está me he librado, pero pasarás un buen rato y si no te gusta tampoco será un drama porque habrás empleado como mucho una hora de tu vida.

Impresiones

Cincuenta sombras de Grey no me entusiasmó, y conforme pasan los meses y voy leyendo algo más del género le veo más las carencias. Muchas veces pienso que vió la gente en una obra que tenía tanto marketing detrás y que literariamente no podía ser más pobre, pero lo que me sigo preguntando es el fenómeno que vino después, esa pasión desmedida por Grey que llevó a una mujer a presentar una demanda de divorcio aduciendo que su marido no la trataba como el personaje de ficción.

Y lo peor es que la mujer ya tenía sus años, vamos que no era una jovencita en las fases incipientes de una relación, cuando una aún no intuye que los principes azules también destiñen, que no todo es tan bonito como al principio, que la llama de la pasión se apaga para dejar paso a algo que yo valoro más positivamente. El día a día desgasta algunas partes de la pareja y refuerza otras, a mí me gustaría ver a Grey cuando lleve con la sosa de Anastasia diez años, o veinte como yo llevo con mi chico.

El libro comienza con un prólogo donde la autora explica los motivos para escribir esta obra y deja muy claro que no osaría a burlarse de la novela que a ella le ha gustado, si no está concebida como una burla hacía las mujeres que desdeñamos al hombre corriente esperando a un Grey que quizás no llegue nunca o que puede terminar convirtiendose en un Gregorio.

Acto seguido empiezan los capitulos, cincuenta de extensión variable, algunos tienen unas pocas líneas,  que coinciden con los cincuenta motivos para elegir a un hombre de carne y hueso. Los titulos son de lo más sugerente y en primer lugar siempre o la mayoria de las veces hace referencia al personaje de ficción y luego como contraposición aparece nuestro macho alfa. Yo no soy de reírme con los libros de humor, me cuesta mucho encontrar la gracia y sin embargo con este me he carcajeado de lo lindo.

En la brevedad esta el gusto y el capitulo número 6 aunque no es el más breve si es el que más me ha llegado, quizás porque he visto que mi chico no es único, que forma parte de un especimen y si no  juzgad.

El hombre misterioso

Mr Grey es un hombre indudablemente misterioso. Pero Gregorio también es un hombre indudablemente misterioso.

No ha revelado jamás el motivo por el que es incapaz de encender la lavadora.

Y este parrafito me ha llegado al corazón, porque en dieciseis años de matrimonio puedo contar con los dedos de una mano las veces que mi marido la ha puesto, y si lo ha hecho la ropa estaba separada, dentro del tambor, el detergente dosificado y las instrucciones escritas en un papel, y solo en el caso de la casa de verano, porque como una es la que se encarga de la colada, cuando cambió la lavadora se compró un buen elemento, al que solo falta darle  los buenos días por la mañana y deja programado el artilugio.

Hay capitulos más subiditos de tono como la erección perenne, el orgasmo, los artilugios sexuales... pero siempre tratados desde el sentido del humor, y en algunos nuestro Gregorio tiene una acompañante femenina a la que llama Lola y que también tiene una diosa interior, y más paciencia que el Santo Job, y en la que no me he visto por suerte reflejada.


Conclusión

Un libro para pasar un buen rato, una parodia que nos sacará más de una sonrisa, en la que veremos reconocido en algunas ocasiones a la persona que comparte la vida con nosotras, pero no hay que olvidar que tanto Grey como Gregorio son extremos contrapuestos de una misma cuerda, pero ante un personaje de ficción y una persona normal y corriente yo me sigo quedando con el segundo, aunque tenga sus defectos, se apalanque en el sofa y se haga dueño del mano a distancia, no sepa usar objetos sexuales o use el ascensor para subir y bajar, que es para lo que lo usa el común de los mortales.

No perderás nada al adentrarte en sus páginas, seguro que alguna sonrisa se te escapa y no pocas carcajadas, al menos yo me lo he pasado en grande, son 123 páginas, una hora de lectura como mucho, que seguro que te pasa volando.


Retos

Quincena erótico-festiva

23 comentarios:

Rebeca de Winter dijo...

Qué buena la frase de la lavadora, me parece que hay muchos Gregorios sueltos, jajajaja; me quedo con el Gregorio sin dudarlo y esta vez no te digo lo de que no lo voy a leer, estoy segura de que con este libro me echaría unas buenas risas. Besos gregorianos.

Quilu (Bibi) dijo...

Yo estoy deseando leer este libro. Y sinceramente, no cambio a mi Gregorio por ningún Grey del mundo. ;)
Besitos!

Margari dijo...

Mira que se ve entretenido este libro, pero no me termina de llamar. Y con tanto por leer....
Besotes!!!

Elena:) dijo...

Pues tu reseña ha sido la que más me ha convencido, aunque aún estoy dudosa. No sé si darle una oprtunidad, la verdad es que al ser tan cortito me tienta:)
1beso!

InésM dijo...

Es un libro buenísimo para echar unas risas.
Lo leí y disfrute de lo lindo.
Besos.

albanta dijo...

Pues lo que has dicho. Una buena opción para un rato entretenido.

MANUELA dijo...

Pues me ocurre como a tí que el libro de Grey no me gustó,asi que cualquier cosa que huela a erotico-ficcion me echa un poco para atrás,pero este lo tengo porque me lo han regalado y lo leeré cuando quiera lecturas ligeras y porque seguro que es mas divertido.
Besos

Marisa G. dijo...

Yo le tengo muchas ganas a este libro... La verdad es que me apetecería mucho echar unas risas. Besos.

Pakiko dijo...

Desde que lo ví tengo ganas de leerlo, y eso que no he leído la trilogía para poder compara.
Besos

David Gómez (Bolzano) dijo...

Recuerdo que me reí mucho cuando vi que lo publicaban.
No sé si lo leeré, la verdad, aunque 123 páginas y que te pueda sacar una sonrisa...

Ángel Iván dijo...

Yo quiero este libro yaaaaaaaaaaa.

mafaldas dijo...

Pese a no haber leído la trilogía de las Cincuenta sombras me leeré las de Gregorio porque seguro que me lo paso mucho mejor y me apetece algo ligerito para desconectar de mi lectura actual.
Musus.

Freyja Valkyria dijo...

Hola guapa!!!

OYOYOYOY lo que me reí con este libro, por dios jajajajaja

Un besote! ;)

Carla dijo...

Yo soy una de las que no entendió como podían decir algunas mujeres que querían un Grey en su vida... Por lo que cuentas, creo que me quedo con Gregorio.

Un beso!!

L.I.M dijo...

He leído reseñas muy positivas sobre el libro y todas lo destacan como muy divertido y entretenido. Sin embargo, de momento lo dejo apartado porque no me apetece leer nada relacionado con el tema Grey aunque sea justo lo opuesto. Más adelante ¿quien sabe?
¡Besos!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que comentas. Todo el mundo que conozco que lo ha leído habla bien de él, corto, divertido, entretenido. Pero de todas formas, si tendría que elegir, ni Grey ni Gregorio, una cosa intermedia, jeje. Muchos besos.

Kayena dijo...

Imagino que terminaré leyéndolo, porque Gregorio es como el producto interior bruto y Grey la prima de riesgo. Ya sabes que no sucumbí a la trilogía, pero si este promete risas, no lo descarto.

Un beso.

Ángela dijo...

No se, yo creo que no leeré ni éste ni el otro, aunque si en éste por lo menos te ries ya es algo a su favor.
Besos,

Pedro dijo...

Si por lo menos este arranca unas risas aun contemplo alguna posibilidad de leerlo, pero el que no tiene ninguna posibilidad es el de las sombras de Grey.
Besos

mientrasleo dijo...

No lo he leído, pero la verdad que me da grimilla la imagen que me voy formando del tal Gregorio. No se, no lo veo para mí
Besos

Shorby dijo...

Tiene pinta de ser divertido... veremos a ver =)

Besotes

Isa dijo...

Pues parece que merece la pena, sobre todo porque me gustan los libros que me hacen reir. Por cierto, no sabía lo de la señora que había puesto la demanda de divorcio, si es que hay gente pa' todo.

Anónimo dijo...

La verdad es que este libro no me ha gustado nada.
mi compañero no es un Mr Grey, pero no se asemeja nada a un Gregorio, los hombres de ahora no son tan vulgares como los describes.
No me he reido para nada con el libro, pensé que sería otra cosa.